Oficios de arte
Oficios de Arte

Cantería

Orígenes y Evolución



En las Islas Canarias, la ausencia de metales que pudieran explotarse convertía a la piedra en la única materia prima que permitía obtener toda una gama de herramientas que eran empleadas para la construcción de las cuevas artificiales y de otros elementos constructivos. A raíz de la conquista, en 1483, se introducen las nuevas técnicas de extracción de la piedra y, fundamentalmente, llegan las herramientas de metal, que dejan obsoletos los rudimentarios utensilios empleados hasta entonces por los antiguos habitantes.

Con el paso del tiempo, el oficio y los usos de la piedra fueron evolucionando, y mientras que al principio la piedra se usó, fundamentalmente, para hacer los cantos (de ahí la denominación de canteros), que servían como elementos de sustentación de las estructuras, generalmente viviendas y castillos, con sus muros de mampostería realizados, esencialmente, con piedra y barro, posteriormente, fue adquiriendo protagonismo con otros usos, como los acabados labrados o tallados que servían de adornos ornamentalmente en las fachadas de los edificios.

Del hecho de labrar la piedra proviene la posterior denominación de “labrante”, término este que se usa principalmente en el municipio de Arucas (Gran Canaria) para definir, de forma genérica, a todos los trabajadores que se dedicaban al sacrificado oficio de la piedra, a pesar de que su nombre corresponde unicamente a una de las especializaciones que podiamos encontrar en una cantera de piedra.



Oficios de arte