Oficios de arte
Oficios de Arte

Forja y Fragua

Orígenes y Evolución



Las primeras referencias escritas que hacen alusión al uso de los metales y a su importancia en la vida del hombre se remontan a la antigüedad. Aunque es el oro uno de los primeros metales que el hombre trabaja, existen menciones en el Génesis, de más de 3000 años a. C., que confirman que ya se realizaban trabajos de forja desde entonces.

En Canarias los maestros del metal llegaron a las Islas junto a los conquistadores. Su trabajo era indispensable para el mantenimiento de las naves y los ejércitos. Tras el asentamiento de los conquistadores, era habitual encontrar al menos un herrero en cada uno de los pueblos o ciudades. Aunque por lo general realizaban todo tipo de trabajos, algunos talleres se especializaron: en el mantenimiento de naves, en construcción y mantenimiento de maquinaria para la extracción de de agua de los pozos, en la elaboración de aperos de labranza, la producción de rejas y otros elementos arquitectónicos, etc.

Cuando en el Oficio, heredado de padres a hijos, comienza a escasear la demanda, los talleres que no cerraron sus puertas se dedicaron a la producción de aperos de labranza, hasta que, desde hace unas décadas una nueva generación de herreros, con formación artística trabajan tanto en colaboraciones con arquitectos y diseñadores para la elaboración de elementos arquitectónicos, como fabricando muebles de diseño y esculturas.



Oficios de arte