Oficios de arte
Oficios de Arte

Mosaico Hidráulico

Orígenes y Evolución



Lo que en la actualidad conocemos como mosaico hidráulico, baldosa hidráulica o mosaico calcáreo, se remonta a unos 150 años de antigüedad.

El mosaico hidráulico es un material, producido y utilizado tradicionalmente desde mediados del siglo XIX, en zonas urbanas del mediterráneo: Francia, Península Ibérica, Italia y antiguas colonias europeas del norte de África y Latinoamérica.

El bajo coste de los materiales necesarios para su producción, cemento portland, pigmentos minerales y agua, unido a la sencillez de su producción, facilitó su expansión y popularidad. En los orígenes de su fabricación las prensas hidráulicas eran manuales. Poco a poco, la aplicación del vapor sustituyó el esfuerzo humano. Pero aunque las máquinas facilitaban el trabajo, eran las manos del hombre la que aseguraba un buen acabado del producto.

En sus inicios, este tipo de mosaicos se limitaba a simular los diseños de las alfombras persas, o a imitar los suelos de mármol del medievo y el renacimiento. Con una cenefa perimetral y un fondo en el interior, de baldosas que agrupadas, por lo general de cuatro en cuatro, componen diferentes motivos, generalmente vegetales o geométricos.

Casi paralelamente al desarrollo en Europa del fenómeno de creación y difusión del mosaico hidráulico como un arte fruto de los avances industriales de una época, en Canarias se introducía con igual aceptación. Así es que entre finales del siglo XIX y principios del XX comienzan a verse las primeras manifestaciones de este oficio de arte en Las Islas.

De los numerosos talleres que llegaron a funcionar en Las Islas, en la actualidad solo existe en Canarias un taller en activo. Situado en el Municipio de Tazacorte, en el taller de Eloy Concepción González.



Oficios de arte